La Oficina en Colombia de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos urgió este lunes al gobierno para que proteja a los indígenas del suroeste del país ante la intensificación de agresiones en su contra, que incluyen nueve muertes desde septiembre.

«Pese a los esfuerzos realizados por las autoridades estatales, se han intensificado las agresiones en contra de los integrantes de los pueblos indígenas del (departamento del) Cauca», indicó el organismo internacional en un comunicado.

Los ataques abarcan nueve homicidios, amenazas individuales y colectivas, reclutamiento forzoso de menores, torturas, desapariciones y atentados en los municipios de Tierra Adentro (Nasa Cxha Cxha) y Caldono (Sat Tama Kiwe) desde septiembre y en lo corrido de octubre, agregó.

«Este conjunto de afectaciones, individuales y colectivas, socavan la pervivencia física y cultural de los pueblos indígenas», sostuvo.

La oficina de Naciones Unidas (ONU) pidió al gobierno colombiano que ante la «reiteración de estos graves ataques» implemente «medidas integrales y oportunas en materia de prevención y protección, en el marco de sus derechos a la autonomía y gobierno propio» que les reconoce la Constitución.

El organismo además exigió que se investiguen las agresiones y los homicidios y sean detenidos los responsables de los ataques a los indígenas, que constituyen el 4,4% de los 48 millones de habitantes de Colombia.

Los indígenas han denunciado que en su territorio operan disidentes de la exguerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) que no se acogieron al acuerdo de paz de 2016; el Clan del Golfo, la mayor banda criminal del país, y emisarios del cartel narcotraficante mexicano de Sinaloa.

Los grupos armados se disputan los narcocultivos y la salida de droga por el Pacífico colombiano hacia Centroamérica y Estados Unidos.

Tras cuatro décadas de lucha contra el narcotráfico, Colombia sigue siendo el principal productor mundial de cocaína y Estados Unidos el mayor consumidor de esta droga.

Aunque aliviada por el pacto con las FARC, la cuarta economía latinoamericana vive un conflicto armado que en medio siglo ha enfrentado a guerrillas, paramilitares, agentes estatales y narcos, con saldo de ocho millones de víctimas entre muertos, desaparecidos y desplazados.

Con información de AFP

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here