La lista negra en la que entra Xiaomi no es la misma que en la que entró Huawei: éstas son las diferencias

0
Trump bloquea Xiaomi

La noticia bomba saltaba hace unas horas: la gobierno de Estados Unidos incluía a Xiaomi en la lista de empresas restringidas, a una semana del cambio de administración y después de que la semana pasada iniciara el proceso para bloquear ocho aplicaciones. Las comparaciones con el bloqueo de Huawei son inevitables aunque, por el momento, Xiaomi no se encuentra en la misma situación.

En mayo de 2019, el presidente de Estados Unidos firmaba una orden ejecutiva para vetar empresas que supusieran una amenaza para la seguridad nacional, incluyendo acto seguido a Huawei en la lista de entidades restringidas. Desde entonces, Huawei perdió el acceso a los servicios de Google, comenzó a montar su propio sistema operativo y perdió infinidad de proveedores, pero el panorama es distinto para Xiaomi, al menos por ahora.

Dos listas distintas

La situación es similar, pero distinta. Huawei entró en 2019 en la Entity Listrecién creada para la ocasión y bajo la responsabilidad del Departamento de Comercio. El objetivo de dicha orden ejecutiva y subescuente prohibición era «Asegurar la cadena de suministro de servicios y tecnologías de la información y las comunicaciones». Xiaomi entra en otra lista negra, pero bajo el Departamento de Defensa. Es decir, son dos listas distintas: Xiaomi está en una y Huawei está en ambas.

Ayer, el Pentágono consideraba a Xiaomi una «Compañía militar comunista china», una denominación que activa las restricciones en rigor bajo otra Orden Ejecutiva, firmada por Donald Trump el pasado 12 de noviembre. Esta orden ejecutiva buscaba «abordar la amenaza de las inversiones en valores que financian las empresas militares comunistas chinas».

Por dicha orden se prohibe la inversión en cualquier compañía considerada «Compañía militar china comunista», como es ahora Xiaomi. Es más, antes del 21 de noviembre de 2021, las compañias estadounidenses que hayan invertido en Xiaomi Corporation deberán desinvertir, siempre y cuando no se anule antes esta Orden Ejecutiva.

Dicha lista ha sido actualizada periodicamente y, aunque la mayoría de las las inclusiones tienen una orientación más industrial, como empresas químicas, de construcción o aviación, también hay espacio para las tecnológicas: Xiaomi Corporation se suma ahora a la lista junto a otro ocho empresas, mientras que Huawei ya estaba incluída.

Es una situación similar a la que experimentó Huawei, pero distinta. La Orden Ejecutiva de mayo de 2019 se centraba en el acceso directo o indirecto del Partido Comunista Chino a través de empresas consideradas bajo su control a infraestructuras críticas, mientras que la Orden Ejecutiva de noviembre de 2020 busca frenar la financiación, tras considerar que las empresas afines o bajo el control del gobierno chino «explotan cada vez más el capital de los Estados Unidos para obtener recursos y permitir el desarrollo y la modernización de sus fuerzas armadas».

La lista negra en la que entra Xiaomi no es la misma que en la que entró Huawei: éstas son las diferencias 1
Por el momento, y mientras no es incluya a Xiaomi Corporation en la Lista de Entidades del Departamento de Comercio, no debería haber cambios en el uso de los Servicios de Google en los móviles Xiaomi

No son, ni mucho menos, buenas noticas para Xiaomi, que ha caído casi un 10% en bolsa, aunque por el momento no evita que otras compañías estadounidenses hagan transacciones comerciales, como sucedió con Huawei. No peligra por tanto el acceso a los Servicios de Google o proveedores de componentes para Xiaomi, aunque todo podría cambiar rápidamente si el gobierno estadounidense decide incluir a Xiaomi Corporation también en la lista de Entidades del Departamento de Comercio.

Desde Xataka nos hemos puesto en contacto con Xiaomi España para ver cuál es su posición al respecto. Un portavoz de la compañía nos ha remitido la postura oficial de Xiaomi:

La compañía ha cumplido con la legislación y ha operado conforme a las leyes y regulaciones pertinentes de las jurisdicciones donde opera. La compañía reitera que presta sus productos y servicios para uso civil y comercial.

La compañía confirma que no es propiedad, no está controlada ni afiliada al ejército chino y no es una «Compañía Militar Comunista China» bajo la definición de la NDAA (National Defense Authorization Act). La compañía tomará las acciones apropiadas para proteger los intereses de la compañia y sus accionistas. La compañía está revisando las posibiles consecuencias de esto para desarrollar una visión más completa del impacto para el grupo. La compañía hará más anuncios cuando sea apropiado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here