Las carreteras y vías más transitadas de la región trujillana se encuentran en condiciones deplorables, las denuncias y fotografías diariamente inundan las redes sociales, pero los reclamos de la población y los conductores han logrado muy poco, algunas de las fallas más graves tienen meses y hasta años sin ser solucionadas.

Los problemas que afectan en su mayoría a los caminos de la región ocurren por fallas en el relieve, producto de alteraciones geológicas, al ser tan inestable produce fracturas en el asfalto, que deben ser solucionadas porque pueden dejar una vía totalmente inservible, otra causa son las lluvias y las pérdidas de aguas negras y blancas, una produce deslaves y la otra poco a poco va fragmentando el suelo, otra por causas humanas y la última el abandono, la falta de mantenimiento por años.

Comunidades afectadas

La Carretera El Cruce – Boconó está a punto de colapsar y dejar incomunicados a los poblados vecinos, además del grave problema que padecen los conductores que deben enfrentarse a cruzar la troncal 7, en las cercanías del Chorreron, camino a Tostos y saliendo para el estado Portuguesa, situación que ha sido denunciada, pero las autoridades no han solventado.

Por otra parte los habitantes de Bisuquiú reclaman que su vialidad está en pésima condiciones y varios camiones dejaron escombros regados en la carretera y ahora ni carros pequeños pueden pasar por ese sitio.

Y otra amenaza comienza a tomar fuerza en el sector Tirandá, un nuevo hundimiento en otra de las vías que conduce a Tostós, además en el sector Vistapó, los vecinos han reportado una falla de borde que empieza a preocupar a los que transitan diariamente por el lugar.

Carreteras regionales

Pero Boconó y las áreas que lo rodean no son los únicos afectados, en la calle principal de Juan Díaz en Escuque, desde hace varias semanas circula por las calles libremente las aguas negras, afectando aún más las vías seriamente fracturadas y sin mantenimiento.

La ciudad de Valera, Trujillo capital, San Rafael de Carvajal, Motatán y Sabana de Mendoza siguen sumando las denuncias, los huecos causan averías a los automóviles, accidentes de tránsito y molestias a la población, la falta de mantenimiento y la poca respuesta de las autoridades transforman las vías en la región en un campo de obstáculos, y llegar a la meta cada día es más precario, los trujillanos esperan tener las vías que se merecen, esperan una pronta y duradera respuesta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here